Modelo de belleza actual y aceptación social

Desde LFDTH vamos a proponerte que hagas una reflexión acerca de la belleza. Puede que pienses a menudo que te hace falta un cambio porque no te gusta la manera en la que te ves frente al espejo. Es posible que creas que tu estética personal no es la adecuada y pienses que un cambio físico sería la solución a tus problemas.

[su_list icon=”icon: question-circle-o” icon_color=”#00CFE5″]

  • ¿Consideras también que un cambio en tu aspecto físico podría mejorar tu aceptación social?
  • ¿Priorizas la aceptación social antes que la aceptación personal?
  • ¿Te has parado a pensar por qué el hecho de cumplir con el modelo actual de belleza va a facilitarte la aceptación social?
[/su_list]

Nuestro entorno está repleto de personas que anhelan un cambio en su aspecto físico y en su estilo de vida en general por el simple hecho de sentir que encajan dentro de un determinado grupo.

Vivimos inmersos en una exigencia social insostenible en relación con el aspecto físico y la belleza que la sociedad entiende por perfecto.

Pero, ¿qué es en realidad un físico perfecto?

¿La belleza es saludable?
Fuente: https://www.cosmopolitan.com/uk/body/a34915032/women-bodies-wellness-healthy-different-shape-size/

Evidentemente, no se trata de lo que los demás perciben de ti, sino de la perfección que quieres para ti mismo, de tu propia percepción de la imagen que proyectas y que va a hacer que tu vida tenga un sentido más allá de los límites sociales.

En realidad, un físico perfecto debería ser aquel que te permite vivir con salud, disfrutando plenamente de tu energía diaria y permitiéndote afrontar cualquier reto que te propongas. Si consideras que quieres cuidar tu salud, tener unos hábitos de vida saludables y realizar ejercicio físico para mantenerte en forma, entonces estás en el camino correcto.

Si has tomado la decisión de dar ese paso que te faltaba para originar un cambio en tu estilo de vida, en tus rutinas, en tu físico o tus entrenamientos, hazlo simplemente por y para ti.

Adquiere hábitos que mejoren tu salud y logra el físico que deseas, pero no lo hagas por obtener la aceptación de los demás. Ten en cuenta que tu propia autoestima conseguirá que los demás te vean como tú mismo/a te ves.

Si te observas en el espejo y consigues conectar con tu imagen, tu autoestima aumentará notablemente y será esa la imagen que transmitas a los demás. En cualquier caso, ten en cuenta que la aceptación global es una utopía, nunca vas a conseguir ser bien valorado por todo el mundo, a pesar de tener el aspecto que socialmente se considera perfecto.

Pero, ¿a quién le importa lo que piensen los demás si a ti te gusta la imagen que tienes de ti mismo/a?

Hay otra pregunta importante que nos tenemos que plantear. ¿Por qué, en vez de promocionar la salud y el ejercicio físico, diseñamos aplicaciones móviles que nos estrechan las caderas o nos dibujan un abdomen perfecto?

Se trata de aplicaciones que falsean la realidad con el fin de mejorar la imagen que ofrecemos al mundo. Entonces, en vez de modificar nuestro aspecto de manera virtual, ¿no es mejor hacerlo en el mundo real? Los beneficios serán infinitamente superiores, puesto que no solo se trata de mejorar tu imagen, sino de dar un giro radical a tu salud.

Es evidente que estamos alcanzando una importante distorsión de la realidad con respecto al tipo de cánones estéticos que se deben cumplir para mejorar la aceptación social. Hemos caído en la trampa de creer que un vientre plano nos va a facilitar las relaciones sociales y nos va a ayudar a mejorar la aceptación social.

A día de hoy, las redes sociales y otros medios de comunicación convencionales asocian de manera extrema el modelo de belleza actual con la aceptación de la imagen por el entorno, lo cual nos está generando un conflicto con la realidad llevándonos al punto de creer que la aceptación social está por encima de la propia aceptación.

Nada más lejos de la realidad. Es hora de despertar y tomar conciencia de que las cosas has de hacerlas por y para ti.

Quererte, cuidarte, mejorar tus hábitos, tu belleza y tu salud es trabajar por tu propio bienestar, es ganar en confianza y autoestima.

No te dejes engatusar por esos abdominales que venden felicidad a manos llenas, y mucho menos cuando ha sido una aplicación la que los ha diseñado, sin sudor, sin esfuerzo y sin dedicación.

Huye de la presión social que favorece que la evaluación perceptiva de ti mismo se vea desfavorecida al compararse con los cánones de belleza establecidos.

Construye tu propia realidad, la que te va a satisfacer plenamente, la que va a conseguir que te sientas orgulloso/a.

Trabaja por tu salud y tu bienestar y disfruta de tu éxito personal.

La Fuerza de Tus Hábitos

¿Qué te ha parecido este contenido?

Deja un comentario