Kettlebell, una compañera de vida necesaria y perfecta

Es posible que estos últimos años hayas comenzado a ver este tipo de herramienta en los gimnasios, por el aumento de popularidad de la disciplina de Crossfit y de entrenamientos funcionales de alta intensidad.

A día de hoy las kettlebell son herramientas muy sencillas que te permitirán alcanzar tus objetivos tanto físicos como de rendimiento deportivo en cualquier lugar, sin necesidad de acudir a un gimnasio. Son innumerables los beneficios del entrenamiento de fuerza con Kettlebell al aire libre.

Un poco de historia

Es interesante saber que esta herramienta no es fruto de un descubrimiento moderno, sino que estamos comenzando a recuperar y admirar los increíbles beneficios que ya conocían nuestros antepasados y que, sin saber por qué, cayeron en el olvido.

Su origen se remonta a fechas anteriores a Cristo, en la antigua Grecia, marco incomparable en cuanto al culto y cuidado del cuerpo. En aquella época se denominaban “Halteres”, eran de piedra y constituían una herramienta necesaria para entrenar los cuerpos de los soldados que debían ir a combatir a la guerra, aunque también se consideraba imprescindible para esculpir aquellos atléticos cuerpos que todavía a día de hoy podemos admirar en obras literarias y esculturas conservadas, e incluso se puede observar una de ellas en el museo de Olimpia.

Posteriormente fueron los rusos los que potenciaron y perfeccionaron los entrenamientos con este objeto, de ahí que a día de hoy también se las denomine pesas rusas. Su enorme capacidad para convertir a hombres y mujeres en personas extraordinariamente fuertes hicieron crecer su popularidad en el siglo XX, organizando competiciones exclusivamente de levantamiento de pesa rusa, convirtiéndolo en deporte nacional.

Las pesas rusas se convirtieron también en herramienta fundamental de entrenamiento para atletas y miembros de las fuerzas especiales del país soviético, donde se empleaba una Kettlebell de 24Kg para seleccionar a sus mejores y más letales miembros.

A pesar de que su gran utilidad en el pasado fuera muy popular, hasta hace poco tiempo ha sido muy raro y residual su uso entre deportistas, e incluso a día de hoy podemos decir que sigue existiendo un alto desconocimiento de sus beneficios entre los usuarios de los gimnasios convencionales, donde sigue primando la atracción por máquinas modernas, aparentemente más útiles por ser más sofisticadas, pero realmente poco funcionales y con escasos resultados sobre la fuerza y rendimiento.

Entrenamiento con Kettlebell. Beneficios

Los 8 Beneficios del entrenamiento con una Kettlebell

Presta atención a todos lo beneficios que te puede aportan un kettlebell en tus entrenamiento de fuerza. Incorpora esta herramienta a tu rutina y veras como te acerca a tus objetivos.

  • Se trata de un objeto sencillo, sin mecanismos, sin mantenimiento, asequible económicamente, se paga una vez y su duración es muy superior a la nuestra ya que es prácticamente irrompible. La adquieres hoy y podrán entrenar generaciones y generaciones de forma gratuita con ella.
  • Ocupa poco espacio, es portátil, ideal para entrenar en casa, de vacaciones, etc.
  • Es la mejor herramienta para disminuir el porcentaje de grasa corporal. Según un estudio de American Council on Exercise, las Kettlebell han sido mejor que ningún otro elemento de entrenamiento en cuanto a la quema de calorías.
  • Con su uso, se desarrolla una fuerza de agarre extraordinaria, aspecto este que apenas se trabaja con otros elementos básicos de gimnasio. Tener buena fuerza de agarre es algo muy útil en el día a día e incluso supone un indicador de buena salud general.
  • Se desarrolla capacidad explosiva, similar a la obtenida con movimientos olímpicos con barra.
  • Se trabajan los músculos del core, los que nos brindan estabilidad, nos evitan lesiones de espalda y nos permiten levantar grandes pesos, realizar lanzamientos o mover nuestras extremidades con potencia.
  • Se puede trabajar la resistencia, fuerza y flexibilidad al mismo tiempo mediante movimientos balísticos.
  • Construyen músculo, disminuyen grasa y mejoran la resistencia cardiovascular; en resumen, te convierten en una persona fuerte y funcional.

Solo necesitas una Kettlebell del peso adecuado, un buen plan de entrenamiento con ella y disciplina para empezar a cambiar tu cuerpo como nunca antes lo habías hecho.

Será tu fiel y duradera compañera de vida, te aportará más de lo que te pide, a ti y a tu familia.

La Fuerza de Tus Hábitos

Y a ti, ¿dónde te gusta entrenar con tu Kettlebell? Déjanos un comentario.

¿Qué te ha parecido este contenido?

Deja un comentario