Llega el verano y aún estás a tiempo

Cada año, invariablemente, nos hacemos eco de nuestros buenos propósitos y fomentamos la ilusión de llegar al verano con ese físico que tanto deseamos.

Corregir un par de cositas aquí y allá, perder alguno de esos kilos que tanto cariño nos han cogido… son pensamientos con los que nos levantamos cada día, pero que no conseguimos sacar adelante.

Tenemos claro lo que nos gustaría conseguir. Entonces…

¿Por qué nos cuesta tanto llevarlo a cabo año tras año?

Nos servimos de excusas para camuflar nuestra falta de concienciación. Demasiado esfuerzo, demasiado poco tiempo, dificultades para incluir nuevas y saludables rutinas en nuestro día a día. En resumen. No queremos pagar el precio de alcanzar nuestro objetivo.

El verano está a la vuelta de la esquina y nuestro nerviosismo por conseguir mejorar nuestro físico aumenta. Pero no nos engañemos. Cualquier momento del año es idóneo para tomar la decisión de cambiar nuestras rutinas y nuestros hábitos de alimentación y ejercicio.

Es cierto que la proximidad del verano y el calor nos invitan a recortar en ropa y dejar a la vista fragmentos de nuestro cuerpo, sobre todo en playas y piscinas. También es cierto que queremos lucir delgados/as, frescos/as y saludables. Pero la realidad es que, detrás de un cambio físico, hay mucho más que la vanidad por vernos y que nos vean bien.

Un cambio físico va, indiscutiblemente, asociado a un cambio de hábitos que nos permita ganar en salud. No se trata únicamente de llegar al verano con un porcentaje inferior de grasa corporal, sino de adquirir un nuevo estilo de vida que nos aporte beneficios a largo plazo.

Aún nos encontramos a tiempo de encarar el verano y comenzar a mejorar nuestros hábitos, los cuales nos van a aportar beneficios tanto físicos como mentales. Pero recuerda que el verano no es más que un objetivo a corto plazo y que, en función de la base en la que te encuentres, podrás llegar mejor o peor a fechas estivales.

En cualquier caso, independientemente de cuál sea la situación de la que partes, tu objetivo siempre será estar mejor que ayer y peor que mañana. Intenta obtener siempre la mejor versión de ti.

No te conformes con llegar al verano con un buen físico. Plantéate también objetivos a medio y largo plazo. Una vez iniciado el cambio de hábitos, esfuérzate por mantenerlos en el tiempo. Construye un nuevo estilo de vida que te permita mantener tus nuevos hábitos a lo largo del tiempo y que te aporte beneficios permanentes.

Cómo afrontar el cambio

En realidad, se trata de algo sencillo.

Son pocos los meses que restan para la llegada del buen tiempo, así que sé realista y plantéate objetivos realistas, que se puedan llevar a cabo a corto plazo. Si tus objetivos son excesivamente ambiciosos, únicamente conseguirás aumentar tu grado de ansiedad y perder de nuevo la batalla contra la báscula.

Lo que conocemos como “operación bikini” no deja de ser una expresión cortoplacista que te sugiere que centres todos tus esfuerzos en llegar al verano con el mejor físico posible, pero no hace mención a un cambio hacia hábitos de vida saludables ni a una mejora de la salud.

La “operación bikini” es un reclamo para motivarte a trabajar por una mejora de tu físico, pero ya puestos a trabajar, ¿por qué no darle una vuelta de tuerca y conseguir que un objetivo a corto plazo se convierta en un estilo de vida?

Si realmente quieres mejorar tu físico, independientemente de que llegue el verano o no, aquí te dejamos una serie de consejos que te van a facilitar el cambio.

  1. No mejores tu físico únicamente por la cercanía del verano. Mejora tu físico porque quieres mejorar tu salud, tanto física como mental. El verano solo abarca unos pocos meses y pasa más rápido de lo que parece. Emplea tus fuerzas en generar un cambio sostenible en el tiempo, en lugar de buscar un físico espectacular para lucir este verano. Gana salud, mejora tu rendimiento físico, gana autoestima, pero gana para siempre.
  2. Que la cercanía del verano te sirva para dar el primer paso hacia un nuevo estilo de vida, que se debe mantener una vez finalizada la estación. El verano es una buena excusa para empezar a mejorar tus hábitos, pero debes mirar más allá. No puedes estar todos los años arrastrando la misma decepción.
  3. Huye de los comentarios de aquellas personas que intentan dinamitar tu nuevo estilo de vida. Es muy probable que escuches comentarios acerca de la cercanía del verano cuando vean que has modificado alguno de tus hábitos. Ignora esos comentarios o utilízalos para cargarte de energía y demostrar que los cambios iniciados han llegado para quedarse.
  4. Genera nuevos hábitos de vida. No maltrates tu cuerpo con dietas milagro. No utilices dietas demasiado restrictivas. Únicamente van a empeorar tu salud física a través de la pérdida de peso. Huye de la inmediatez. Los cambios estables y permanentes en el tiempo no llegan en pocas semanas.
  5. Olvida los hábitos tóxicos que están obstaculizando tu camino hacia el cambio. Deja de lado todos aquellos hábitos que están echando por tierra tu salud. Deja de fumar, deja de consumir alcohol, procura descansar más y dormir mejor.
  6. Reflexiona, piensa en todo lo positivo que te va a ocurrir si generas nuevos hábitos donde tu salud se vea plenamente fortalecida. No pienses solo en el físico, que evidentemente mejorará. Piensa en la salud que vas a ganar, tanto física como psicológica.

En estos seis puntos está la base para afrontar un nuevo cambio. Podríamos hablarte de qué comer, cómo entrenar, qué consejos seguir para mejorar el descanso, pero nada de esto serviría si no tienes claros estos consejos.

Conclusión

Como ves, todo es más sencillo de lo que parece a primera vista. Simplemente tenemos que estar convencidos de lo que queremos conseguir y cómo queremos conseguirlo.

Y si necesitas una fórmula mágica para perder grasa, aquí la tienes:

ENTRENAMIENTO DE FUERZA
+
INGESTA SUFICIENTE DE PROTEÍNA
+
DÉFICIT CALÓRICO

Busca tu propio ritmo, olvídate de lo que hacen los demás. No temas no llegar al verano con tu mejor versión, lo realmente importante es el camino hacia tu mejor versión.

Tienes mucho más potencial del que jamás hubieras imaginado. Solo tienes que exprimirlo.

Aún así, si piensas que necesitas un pequeño empujón para comenzar a cuidarte de verdad, descubre cómo podemos ayudarte.

“Cada paso que das te acerca más a tu objetivo”

La Fuerza de Tus Hábitos
¿Qué te ha parecido este contenido?

Deja un comentario

Abrir chat