Todo lo que debes saber sobre las 5 fases del sueño

Seguro que, en infinidad de ocasiones, has oído hablar de la necesidad de un buen descanso. De hecho, podemos decirte que el descanso es una de las necesidades biológicas más importantes, a pesar de que en la sociedad actual no se valore lo suficiente.

Da la sensación de que tenemos que ceñirnos al lema de “cuanto más esfuerzo, mejor” y realizamos actividades restándole horas al sueño.

Presta atención a tu descanso, puesto que se trata de una necesidad básica para poder progresar en cualquier ámbito de tu vida, incluido el entrenamiento y la actividad física.

La recomendación básica para una persona adulta es dormir entre 7 y 8 horas diarias.

Dormir no es lo mismo que pasar las horas en la cama. Pasamos por etapas en nuestra vida en las que, a pesar de permanecer en la cama durante 8 horas, nos levantamos con la sensación de no haber descansado lo suficiente.

descansar durante las fases del sueño

No siempre gozamos de un sueño realmente reparador

Existen infinidad de variables que pueden condicionar nuestro sueño convirtiéndolo, en ocasiones, en un trastorno importante. Algunos centros hospitalarios cuentan con unidades de sueño, donde se tratan este tipo de trastornos que comprometen el descanso.

Uno de los métodos utilizados para valorar la arquitectura del sueño de una persona es la Polisomnografía del sueño. Esta prueba incluye tres estudios básicos: el electroencefalograma (EEG), el electrooculograma (EOG) y el electromiograma (EMG).

Vamos a describir las diferentes fases del sueño para intentar comprender cuál es el motivo por el cual no siempre nos despertamos descansados, aunque aparentemente hayamos dormido bien.

fases del sueño

Fases del sueño No REM (NREM)

Esta fase también es conocida como fase de ondas lentas. Forma parte de aproximadamente el 80% del sueño total y está compuesta por cuatro fases diferentes. La actividad eléctrica del sistema nervioso central se encuentra notablemente disminuida en esta fase del sueño.

Fase 1. Adormecimiento

Es una pequeña parte del sueño total, alrededor de un 5%. En esta fase comienza a producirse la transición entre el estado de vigilia y el sueño. Vamos perdiendo progresivamente la conciencia del entorno. Pueden aparecer ligeros pródromos de actividad onírica.

En el registro electroencefalográfico se pueden objetivar ondas alfa, idénticas a las que podrían aparecer en estados de relajación durante la vigilia. De forma más esporádica pueden empezar a dar la cara ondas theta, dejando patente el aumento de la relajación.

Durante esta fase, el sueño es muy ligero, con lo cual es muy fácil que nos despertemos tras oír ruidos de escasa intensidad.

Fase 2. Sueño ligero

ase que dura aproximadamente un 50% del sueño total. En esta fase, la profundidad del sueño está más aumentada, objetivándose un descenso de la actividad fisiológica, además de intensificarse la desconexión del entorno.

Aparece un número mayor de ondas theta, acompañadas por husos del sueño y complejos K, profundizándose aún más el sueño y disminuyendo las posibilidades de despertarse.

Fase 3 y 4. Sueño profundo (sueño Delta)

Podríamos decir que la Fase 3 es de transición desde el sueño ligero al profundo, ocupando alrededor del 6% del total del sueño.

La Fase 4 pertenece ya a lo que conocemos como sueño profundo, durando aproximadamente un 20% del total. En esta fase aparecen las ondas Delta, que son las que representan al sueño más profundo. La actividad fisiológica se encuentra muy reducida, pero el tono muscular sufre un ligero aumento.

Los estudios indican que es en estas fases cuando se produce un mayor descanso y recuperación de nuestro cuerpo, mucho más acentuado que en fases anteriores.

Esta será la fase que determine finalmente que nuestro sueño sea más o menos reparador al final de la noche.

Es en estas fases donde suelen aparecer las parasomnias (caminar o hablar durmiendo…).

Fase del sueño REM (Rapid Eye Movement)

Esta es la última de las fases del sueño. También es conocida como fase de ondas rápidas, donde se produce un aumento del movimiento ocular (de ahí su nombre). A diferencia de las fases anteriores, se produce un descenso del tono muscular y un aumento de la actividad fisiológica (aumento de la frecuencia cardiaca, respiratoria…).

Esta fase ocupa alrededor del 25% del sueño total. En algunas ocasiones se le denomina también sueño paradójico porque, a pesar de que predominan ondas cerebrales (beta, theta) muy similares a las del estado de vigilia, es complicado despertarse.

Se especula acerca de que esta fase adquiere gran importancia en el desarrollo cognitivo y la consolidación de recuerdos.

UN BUEN DESCANSO ES FAVORECEDOR DE NUESTRA MEMORIA

Un buen descanso es favorecedor de nuestra memoria

Una vez que hemos conocido las fases del sueño, nuestro descanso nocturno, vamos a tratar de entender qué significa que las fases del sueño sean cíclicas durante la noche.

Durante la noche pasamos por varios ciclos de sueño REM y NREM. Normalmente, el sueño profundo tiene más protagonismo durante la primera parte de la noche.

Estos ciclos duran alrededor de 90 minutos y se repiten durante las horas que permaneces durmiendo.

Se dice que un adulto pasa por unos 5 ciclos durante la noche. Los/as niños/as, en cambio, pasan por un número mayor de ciclos, teniendo presente que existe una amplia variabilidad en función de la edad.

Ahora Que ya sabes mucho más acerca del descanso…

Descansar es mucho más importante de lo que crees y potenciar la calidad de tu sueño aplicando todas las estrategias que conoces, depende únicamente de ti.

Está en tu mano generar nuevos hábitos que mejoren tu descanso.

Un buen descanso va a ser la base del aumento de tu creatividad, tu rendimiento deportivo y la mejora de tu estado de ánimo.

Presta atención a tu descanso, ya que, si no es el adecuado, puede estar obstaculizando tu progreso diario.

¿Qué te ha parecido este contenido?

Deja un comentario

Abrir chat