DESCUBRIENDO LOS HIDRATOS DE CARBONO

¿Tú también crees que los hidratos de carbono son los enemigos de tu peso ideal? Se trata de una opinión muy extendida. Los carbohidratos tienen mala prensa. Sin embargo, debes conocer sus propiedades y beneficios y saber buscar cómo sacarles el máximo rendimiento.

Los hidratos de carbono o carbohidratos son un tipo de macronutriente que podemos encontrar en muchos alimentos, sobre todo de origen vegetal, y que te proporcionan innumerables beneficios y son indispensables para el buen funcionamiento de tu organismo.

Hidratos de carbono

Tipos de Hidratos de Carbono

Existen tres tipos principales de carbohidratos: el azúcar, el almidón y la fibra.

El azúcar es la forma más simple de carbohidrato y se encuentra de forma natural en alimentos como frutas, verduras, leche y productos lácteos. Conocemos como fructosa al azúcar que proviene de las frutas, sucrosa al azúcar de mesa y lactosa al azúcar de la leche.

  • El azúcar es la forma más simple de carbohidrato y se encuentra de forma natural en alimentos como frutas, verduras, leche y productos lácteos. Conocemos como fructosa al azúcar que proviene de las frutas, sucrosa al azúcar de mesa y lactosa al azúcar de la leche.
  • El almidón es un carbohidrato complejo, lo que quiere decir que está hecho de muchas unidades de azúcar unidas. Podemos encontrarlo de manera natural en verduras, granos y guisantes secos cocidos.
  • La fibra es también un carbohidrato complejo. La podemos encontrar en frutas, verduras, granos integrales y guisantes secos cocidos.

Beneficios de los Hidratos de carbono

Los carbohidratos son vitales para la salud y te aportan múltiples beneficios:

  1. Te proporcionan energía fácil y rápida. De hecho, son la principal fuente de combustible del cuerpo. Durante la digestión, los azúcares y almidones se descomponen en azúcares simples, se absorben en el torrente sanguíneo (glucosa en sangre) y entran en las células del cuerpo con la ayuda de la insulina. El cuerpo utiliza la glucosa para obtener la energía necesaria para realizar cualquier actividad, desde moverse hasta respirar.
  2. Los hidratos de carbono en forma de glucosa son el único tipo de energía que consume el cerebro, por lo que es un nutriente fundamental para el buen funcionamiento del sistema nervioso.
  3. Favorecen la actividad de las bacterias a nivel del colon, por lo que mejoran la pared intestinal evitando inflamaciones o posibles intolerancias.
  4. Ralentizan la absorción de azúcar, optimizando el efecto de la insulina.
  5. Favorecen la síntesis de la serotonina, hormona de la felicidad.
  6. Son una fuente de fibra, por lo que favorecen el mantenimiento del equilibrio de la flora intestinal y tienen un poder saciante que nos ayuda a mantener a raya nuestro peso. Comer muchas frutas, verduras y granos integrales ayuda a controlar el peso, ya que hace que con menos calorías te sientas más satisfecho.
  7. La fibra de vegetales y legumbres contribuye a reducir la absorción del colesterol LDL o colesterol “malo”.
  8. Los hidratos de carbono son los responsables de reponer el glucógeno muscular, molécula que ayuda a acumular la energía que se va a consumir más rápidamente, por lo que favorece la recuperación muscular.
  9. Los cereales integrales y la fibra dietética de los alimentos integrales pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. La fibra también puede proteger contra la obesidad y la diabetes tipo 2.

Prueba a consumir hidratos de carbono de absorción lenta como frutas, verduras y hortalizas. Pueden ser frescas, congeladas o en conserva, sin azúcares añadidos. Estos alimentos aportan fibra, agua y volumen, por lo que te ayudarán a sentirte más lleno con menos calorías.

Elige las mejores fuentes de Hidratos de Carbono

Los cereales como pan, pasta y arroz de granos integrales, son una mejor fuente de fibra y otros nutrientes que los granos refinados.

Las legumbres como la quinoa, las lentejas, los guisantes o las judías son algunos de los alimentos más nutritivos que existen. Tienen un bajo contenido en grasa y un alto contenido en folato, potasio, hierro y magnesio, así como grasas y fibra beneficiosas para el organismo. También son una buena fuente de proteína y pueden ser sustitutos saludables de la carne, que contiene más grasa saturada y colesterol.

Consume lácteos bajos en grasa como una fuente de calcio y proteína, pero ten cuidado con aquellos que contengan azúcares añadidos. Es posible que estos azúcares añadidos, consumidos en poca cantidad, no sean perjudiciales para el organismo. Sin embargo, su consumo tampoco conlleva ninguna ventaja.

carbohidrato arroz

Al igual que otros nutrientes como la proteína, los hidratos de carbono te proporcionan energía. Sin embargo, si consumes más de los que necesitas, el organismo los almacenará en el hígado, los músculos y otras células para su uso posterior, o los depositará como grasa. Al contrario, si el organismo no recibe la dosis necesaria, puede desencadenarse la cetosis, aumentando el nivel de ácido úrico y, como consecuencia, el riesgo de padecer gota u otras enfermedades.

Recuerda que lo importante siempre es mantener un equilibrio. Trata de buscar la dosis adecuada a tu estilo de vida y tus características personales. En esto, es muy beneficioso contar con la ayuda de asesoramiento profesional y especializado que te facilite unas indicaciones apropiadas a tu caso concreto.

Olvídate de la mala prensa de los hidratos de carbono. Inclúyelos en tu dieta y disfruta de todos los beneficios que te pueden aportar.

¿Qué te ha parecido este contenido?

Deja un comentario

Abrir chat