La magia de la cafeína

Hoy en día no parece probable que pueda haber personas que desconozcan la palabra cafeína o sus efectos más notorios sobre el organismo. Sin embargo, salvo un conocimiento superficial de esta sustancia, son muchas las propiedades y efectos que nos pasan desapercibidos y que podrían suponer un aporte interesante para nuestro estilo de vida.

Vamos a intentar que conozcas los beneficios que el consumo moderado de cafeína puede aportar a tu organismo. Vamos a explicarte cómo sacar el máximo rendimiento a esta sustancia sin que te genere ningún perjuicio.

Qué es la cafeína

Café

La cafeína es un alcaloide natural que podemos encontrar en diferentes vegetales, como las semillas de café o cacao y las hojas de té.

Este alcaloide se absorbe de forma precoz a través del tracto digestivo y sus niveles comienzan a elevarse aproximadamente unos 30 minutos después de su consumo, alcanzando su pico máximo de concentración pasada una hora.

Una vez que han pasado entre 3 y 6 horas tras su consumo, sus efectos desaparecen por completo. Teniendo en cuenta estos datos, es interesante remarcar la importancia que tiene elegir de forma adecuada el momento de su consumo, para poder extraer todos los beneficios que nos puede aportar.

Efectos de la cafeína en nuestro organismo

La cafeína tiene la capacidad de producir muchos efectos en el metabolismo de nuestro cuerpo. Vamos a mencionar algunos de ellos para que empieces a conocer su funcionamiento:

Estimula el sistema nervioso central

La cafeína tiene facilidad para atravesar de forma precoz la barrera hematoencefálica y alcanzar el cerebro, favoreciendo la capacidad de mantenernos activos a nivel cognitivo reduciendo la sensación de fatiga mental. Nos permite mantener la vigilia. Estimula la liberación de dopamina, que es un neurotransmisor (mensajero químico) del SNC que toma parte activa en la memoria, el sueño, el estado de ánimo, la cognición y otras funciones.

Estimula el sistema respiratorio y cardiovascular

Estimula el centro respiratorio, además de favorecer la broncodilatación. A nivel cardiovascular, facilita la liberación de catecolaminas como la adrenalina, que favorece el aumento de la frecuencia cardiaca y la presión arterial. La cafeína produce vasoconstricción a nivel cerebral, lo que puede favorecer las migrañas y cefaleas.

Favorece la respuesta muscular

La cafeína favorece la respuesta muscular. Produce vasodilatación a nivel muscular favoreciendo la irrigación de nuestros músculos. Además, disminuye la fatiga muscular, retrasando la sensación de cansancio.

Incrementa la secreción de endorfinas (dopamina, serotonina, oxitocina).

Las endorfinas son neurotransmisores que, entre otras funciones, favorecen nuestra sensación de bienestar y felicidad. Gracias a la liberación de estas, sentiremos una disminución de la sensación de dolor durante el ejercicio favoreciendo de forma notoria nuestro rendimiento.

Cómo te puede ayudar la Cafeína para lograr tus objetivos

Una vez que hemos detallado brevemente los efectos que puede producir sobre nuestro organismo, vamos a intentar explicar en las siguientes líneas para qué sirve la cafeína en relación a los objetivos que nos hayamos marcado.

  • Consumida 30 minutos antes del entrenamiento, la cafeína va a favorecer el rendimiento físico.
  • A día de hoy también existen estudios que indican que favorece la recuperación tras el entrenamiento.
  • Favorece la pérdida de peso, promoviendo la lipolisis.
  • Produce efectos psicoestimulantes y favorece el rendimiento cognitivo.
  • Produce efectos beneficiosos sobre la salud. (Se han observado beneficios en diferentes enfermedades).

Como ves, son múltiples los beneficios que el consumo de cafeína puede aportar a nuestro organismo y a nuestra vida diaria. Sin embargo, no hace falta que te expliquemos que “en la dosis está el veneno”. ¿Qué quiere decir esto? Básicamente se trata de reconocer que es importante hacer un consumo controlado de cafeína para que los beneficios que nos aporte sean los esperados.

Una dosis adecuada para observar mejoras a nivel de rendimiento deportivo sería entre 3 y 6 mg/kg de peso. Dosis superiores a 6 mg/kg no han demostrado tener un beneficio superior.

Una taza de café contiene aproximadamente 150 ml y un total de 100 mg de cafeína. Por lo tanto, la recomendación diaria de cafeína oscila entre 200 y 300 mg al día, es decir, entre 2 y 3 tazas de café.

Otra evidencia que debemos tener presente es que no todas las personas tienen la misma sensibilidad a la cafeína y, por lo tanto, puede que la respuesta a esta sustancia tenga cierta variabilidad de unas personas a otras. Personas sensibles al consumo de cafeína pueden percibir ciertos efectos desagradables, como pueden ser ansiedad, cefalea, malestar digestivo, aumento de la presión arterial o alteraciones del sueño y el descanso.

Teniendo en cuenta esta posibilidad, hay que recordar que debemos hacer un uso controlado de la cafeína para aprovechar al máximo sus beneficios y no sufrir los efectos nocivos del exceso.

Lo más recomendable sería comenzar haciendo pruebas de tolerancia, aumentando la dosis de forma progresiva. Hay que tener presente que la cafeína en forma de suplemento o a través de bebidas energéticas también es recomendable en la dosis adecuada, pero debes tener especial cuidado con su consumo, puesto que estos suplementos cuentan con altas dosis de cafeína en su composición.

cafeina

Aquellas personas que tengan riesgo cardiovascular no deben consumir cafeína para evitar una exacerbación de su patología de base. Como ya hemos mencionado antes, la cafeína favorece el aumento de la tensión arterial, por lo que no beneficia a las personas hipertensas o que sufran de glaucoma.

Es interesante recordar también que no debes consumir cafeína al menos unas 4 o 5 horas antes de irte a la cama, para garantizar que no interfiera en tu sueño ni en tu descanso diario.

Como ves, la cafeína es capaz de aportar innumerables beneficios a aquellas personas que la consumen de forma moderada.

A día de hoy se trata del pre-entreno con mayor evidencia científica que podemos encontrar. Por lo tanto, si estás buscando un suplemento que te aporte ese pequeño empuje de energía que necesitas para hacer frente al duro entrenamiento que tienes por delante, no dudes en escoger la cafeína en forma de suplemento, en café o bebida energética.

Eso sí, recuerda que debes ajustar la dosis a tus requerimientos y a tu tolerancia, ya que superar la dosis recomendada no te va a generar un beneficio mayor.

Recuerda: el café ayuda a quien duerme poco y sueña mucho.

¿Qué te ha parecido este contenido?

Deja un comentario