Método SMART

Es probable que alguna vez en la vida nos sintamos perdidos. Esa sensación de no saber qué o cómo hacer para conseguir llegar a un objetivo de manera eficaz.

Si te encuentras en esa situación en la que no tienes claro cómo conseguir diseñar unos objetivos realistas para alcanzar la meta que te propones, el Métido SMART te ayudará. Si tienes los objetivos claros, pero siempre fracasas en el intento, no dejes de leer hasta el final.

Una de las cosas más importantes a la hora de plantearte unos objetivos es que estos estén bien definidos, con el fin de poder trazar la estrategia correcta para alcanzarlos.

Método SMART

Cómo aplicar el método SMART

Para aplicar el Método SMART es importante que tus objetivos reunan las siguientes condiciones:

Claros – Concisos – Concretos

Tener los objetivos claros, concisos y concretos no te garantiza que los vayas a conseguir, pero sí aumenta las posibilidades de lograrlo.

El Método SMART es una herramienta que te va a facilitar el planteamiento de tus objetivos, dejando poco margen al fallo.

Las siglas SMART, hacen referencia a lo siguiente:

SSpecificEspecífico
MMeasurableMedible
AAttainableAlcanzable
RRelevantRelevante
TTimelyTemporal

Específico. La especificidad del objetivo facilitará su logro.

Has de ser claro, concreto y conciso con el objetivo que quieres lograr. No puedes estar haciendo modificaciones cada poco tiempo por el mero hecho de que te encuentres obstáculos en el camino. Acostúmbrate a identificar esos obstáculos que pueden aparecer con el fin de poder asumirlos, evitando dar lugar a la improvisación.

  • Objetivo equivocado. Quiero bajar de peso.
  • Objetivo acertado. Quiero bajar 5 kilos de peso en las próximas 6 semanas.

Medible. Poder medir el objetivo hará que podamos testar nuestro progreso.

Si nos planteamos un objetivo que no se pueda medir, nunca sabremos cuánto queda para alcanzarlo y nunca conseguiremos ser objetivos con la evaluación del proceso.

  • Objetivo equivocado. Quiero ganar masa muscular.
  • Objetivo acertado. Quiero afrontar una etapa de volumen que me permita subir de peso unos 200gr semanales, procurando no aumentar en exceso mi porcentaje graso.

Alcanzable. Que un objetivo sea realista es imprescindible.

No te plantees objetivos que estén totalmente alejados de tu realidad, ya que únicamente te van a aportar frustración y desmotivación. Si te planteas objetivos inalcanzables, todo tu esfuerzo no valdrá la pena porque tus esfuerzos cederán antes de lograrlo.

  • Objetivo equivocado. Quiero perder 10 kilos en un mes, manteniendo la máxima masa muscular posible.
  • Objetivo acertado. Quiero perder 10 kilos en 4 meses, sin pagar el precio de perder excesiva masa muscular en el proceso.

Relevante. El objetivo tiene que aportarte cosas positivas.

Lucha por lo que quieres. Tu meta debe ser capaz de aportarte cosas positivas o no merecerá la pena. Los objetivos han de ser atractivos para uno mismo, para que merezca la pena el esfuerzo de conseguirlo. Cuando algo no es realmente ambicioso, la motivación con la que lo afrontamos va a ser prácticamente nula, lo que dificultará enormemente alcanzar los objetivos planteados.

  • Objetivo equivocado. Quiero bajar de peso para poder vestir una talla 36.
  • Objetivo acertado. Quiero bajar de peso para ganar mayor seguridad, mejorar mi salud cardiovascular y sentirme más ágil en mi día a día.

Temporal. Debes plantearte un tiempo límite para alcanzar el objetivo.

No puedes vivir siempre preso/a de un objetivo. Debes plantearte un tiempo límite y realista para alcanzarlo porque si no, no tendrás la presión necesaria para llevarlo a cabo. No tener una fecha señalada implica que demores el inicio de tus acciones o que tú mismo/a te dificultes el camino, puesto que dispones de tiempo de sobra para conseguirlo.

  • Objetivo equivocado. Quiero ganar masa muscular.
  • Objetivo acertado. Quiero ganar 5 kilos de masa muscular en un año, controlando al máximo el porcentaje graso.

¿Comenzamos? Ya puedes aplicar el Método SMART para conseguir tus objetivos

Coge papel y lápiz y comienza a diseñar tu estrategia para tu próximo objetivo.

No seas generalista ni simplista, dedícale al menos 20 minutos y traza un buen plan para lograr el objetivo deseado.

Utiliza este método, si nunca lo has hecho. Te ayudará a plantearte tus objetivos de manera más correcta y a marcar unas directrices en el camino que te facilitarán el logro de esos objetivos.

No seas reticente a probar nuevos métodos y estrategias. No te pongas piedras en el camino.

“No permitas que los obstáculos te desvíen de tu objetivo”.

La Fuerza de Tus Hábitos
¿Qué te ha parecido este contenido?

Deja un comentario