¿Qué es el NEAT? Conoce a tu mejor aliado para aumentar tu gasto calórico


¿Qué es exactamente el NEAT?

El NEAT (Non-Exercise Activity Thermogenesis) es uno de los términos que más se utilizan en el contexto de la adquisición de nuevos hábitos para potenciar la posibilidad de dar un giro de 180º a nuestra vida, y hace referencia a toda actividad física ajena a la propia práctica deportiva. Hablamos del gasto energético que tiene nuestro organismo cuando realiza cualquier actividad de la vida cotidiana.

En nuestro día a día nos vemos prácticamente obligados a movernos para llevar a cabo las actividades básicas, pero debemos ser conscientes de que existen muchos recursos que podemos utilizar para aumentar nuestro gasto energético o NEAT.

Tal vez la sociedad en la que vivimos no nos lo esté poniendo fácil, puesto que las posibilidades de cubrir nuestras necesidades básicas sin salir de casa cada vez son mayores. Sin embargo, debemos entender que el NEAT es tan importante como el entrenamiento.

Subiendo escaleras en el Metro de Bilbao en lugar de escaleras mecánicas

Comparando el gasto energético que se produce en los entrenamientos semanales con el gasto energético generado por otras actividades de tu rutina diaria, nos damos cuenta de que, por mucho que entrenes a diario, siempre será mayor el número de horas invertido en el resto de actividades.

Esto no quiere decir que no sea necesario realizar ejercicio cuando cuentas con un NEAT alto, ya que el ejercicio nos aporta otro tipo de beneficios que no podemos obtener del NEAT.

En resumidas cuentas, digamos que el gasto energético mediante el NEAT es notablemente superior al generado por el entrenamiento, por lo tanto, tenlo muy presente para lograr tus objetivos, principalmente si te enfrentas a un proceso de pérdida de grasa.

Para alcanzar nuestro déficit calórico, es más importante relanzar nuestro NEAT que someternos a planes nutricionales altamente restrictivos que nos dificulten cumplir con los requerimientos nutricionales diarios.

Si no pones suficiente de tu parte, tu NEAT siempre quedará por debajo de tus posibilidades, inclinando la balanza hacia el sedentarismo y aumentando el riesgo de morbimortalidad.

Algunos de los factores que pueden estar obstaculizando el aumento de tu NEAT son:

[su_list icon=”icon: thumbs-o-down” icon_color=”#e5001d”]
  • No necesitas ir al supermercado, puedes hacer el pedido desde casa.
  • No necesitas salir para comprar absolutamente nada, puedes conseguir cualquier cosa desde casa a golpe de doble click.
  • Ascensores y rampas mecánicas en la vía pública que limitan la cantidad de escaleras o cuestas que subimos.
  • El teletrabajo, que reduce el NEAT a niveles extremadamente bajos.
  • Plataformas digitales que te traen el cine a casa y te evitan el paseo previo a la película
  • El aumento del transporte, que ha traído consigo numerosos beneficios, pero que es un gran enemigo del NEAT.
[/su_list]

Seguro que todos estos ejemplos te resultan cercanos e, incluso, puede que muchos de ellos estén impidiendo tu aumento de gasto calórico y tu pérdida de grasa.


“Tu entrenamiento no te aporta tanto gasto calórico como creías. No es suficiente con entrenar, es importante llevar una vida activa”.

La Fuerza de tus Hábitos

Cómo controlar y medir el neat

Te preguntarás cómo puedes conseguir un control mínimo de la actividad diaria que realizas, un control aproximado del NEAT.

Aunque realizar el cálculo de nuestro NEAT quitando el gasto calórico a través del ejercicio físico es complicado, podemos aprovecharnos de la tecnología para cuantificar algunos datos de nuestra vida diaria.

Monitorizar los pasos que damos durante el día es sencillo, e incluso contabilizar las escaleras o pisos que subimos.

Apps

Existen infinidad de aplicaciones para instalar en tu dispositivo móvil que se encargan de monitorizar la actividad diaria que realizas y son una buena opción porque, sin duda, el smartphone es un elemento que siempre llevamos encima.

Aplicaciones como Google Fit, Samsung Health, Huawei Health… pueden servirnos de gran ayuda para contabilizar nuestros pasos de una forma aproximada.

Pulseras de actividad

Otra opción a nuestro alcance son las pulseras de actividad, que monitorizan el número de pasos que realizamos a lo largo del día indicándonos lo activos o sedentarios que somos. Introduciendo el peso y algún otro dato más, nos aproximan al gasto calórico que realizamos, aunque siempre hay que tener en cuenta que se trata de un dato orientativo, puesto que puede haber bastante margen de error.

Algunas pulseras de monitorización que podemos encontrar en el mercado son:

  • Huawei Band 4
  • Garmin Vivosmart 4
  • Fitbit Charge 3
  • Fitbit Inspire HR
  • Xiaomi Band 4

Sin obsesionarnos, comenzar a realizar una monitorización de nuestra actividad va a demostrarnos cuál es el margen de mejora del que disponemos y un punto de referencia para superarnos a lo largo del tiempo.

Cambia tus hábitos, prioriza tu actividad y te darás cuenta de que los pasos son el menor de tus problemas puesto que van a aumentar de forma exponencial a la vez que tu actividad aumente.

Hoy en día se habla de un mínimo de actividad de entre 8.000 y 10.000 pasos diarios.

Esto puede variar en función de cómo sea el transcurso de tus días. Es posible que tu actividad laboral ya te esté aportando estos números que, sumados a los entrenamientos, te proporcionan un buen nivel de actividad.

Si tienes como objetivo la pérdida de grasa, no olvides que el aumento de tu NEAT es una buena estrategia, al alcance de cualquiera y que te va a permitir disfrutar de una dieta que no sea excesivamente baja en calorías.

Conclusiones

  • El NEAT es el gasto energético que proviene de actividades físicas de la propia vida diaria.
  • La manera más sencilla de aumentar nuestro NEAT, es modificar nuestros hábitos cotidianos (caminar en lugar de utilizar transporte, subir escaleras, pasar más tiempo de pie…).
  • El NEAT contribuye en gran parte al gasto energético diario, por lo que se trata de un factor clave a tener en cuenta en objetivos de pérdida de grasa.
  • El umbral de corte entre activo/inactivo son 10.000 pasos al día.
  • Caminar no es suficiente. Es necesario además realizar actividad física con intensidades medias y altas para mejorar la salud.

“Lúcrate de los beneficios que te aporta una vida activa”.

La Fuerza de Tus Hábitos
¿Qué te ha parecido este contenido?

Deja un comentario

Abrir chat